miércoles, 12 de diciembre de 2012

Decisiones

El nómada encontró al fin su valle soñado. Suaves praderas con árboles centenarios, un río que bajaba de la montaña en el que se reflejaba el sol de la mañana... Toda la pradera cubierta de hermosas flores azules.
Entonces descubrió que tenía alergia.
Esa noche decidió entre quedarse en su valle soñado y sufrir toda la vida o vivir sin ese dolor y sólo tener el recuerdo.
Arrancar las flores sería perderlo todo.