miércoles, 9 de enero de 2013

Actitud y paro (2)



Como dije en la entrada anterior, la actitud con la que se afrontan los problemas es determinante para encontrar soluciones.

Si partimos de la base de que un problema no tiene solución, de que es imposible solucionarlo, de que solamente encontraremos lo que buscamos si alguien nos lo trae delante de nosotros difícilmente encontraremos una salida, porque muchas de las posibilidades quedarán ocultas a nuestra mirada.

Incluso el desempleo se puede encarar con optimismo, y se pueden buscar soluciones. O si no se encuentra trabajo, por lo menos podremos buscar medios para mejorar la situación.

Yo he trabajado para la administración casi toda mi vida laboral (a veces simultaneando trabajos con el sector privado.

Mi chica, siempre ha trabajado en el sector privado. Y en varias ocasiones desde que estamos juntos ha estado sin trabajo.

En alguna ocasión incluso ha dejado de cobrar el paro.

Recién nacido Nicolás (ahora tiene 7 años), ella estaba sin trabajo, cobrando el paro. En ese momento yo me quedé también sin trabajo (trabajar para la administración no siempre significa tener un trabajo seguro, en aquel momento era interino). Cuando fui al INEM, el amable señor que me atendió, me explicó que siendo yo funcionario de carrera en otra administración, a la espera de reingreso, no tenía derecho a cobrar el paro, a pesar de haber estado cotizando durante todo el tiempo que fui interino (más de dos años). Después descubrí que esta información era inexacta (digámoslo así).

Así que la situación durante los siguientes tres meses fue esta: un niño recién nacido, los dos miembros de la pareja en paro, uno de ellos sin cobrar nada, y con la administración para la que había estado trabajando reclamando una cantidad de dinero que se había pagado antes de que me echaran, correspondiente al mes siguiente del despido (misterios de las administraciones, sería un poco largo de contar).

No perdimos el optimismo, no perdimos la confianza en que la situación iba a cambiar, ni entonces ni en ninguna de las demás que hemos vivido.

Cuando se presentó la oportunidad, estábamos preparados para cogerla. Y mientras tanto buscamos soluciones, y formas de mantenernos, de controlar el gasto.

Podemos esperar a que alguien nos solucione los problemas, o podemos intentar cambiar la actitud, y buscar soluciones, buscar posibilidades.

Por ejemplo podemos hacer una lista de todos los trabajos que hemos hecho, y enfocar el currículo hacia estos. También podemos hacer una lista de todas las cosas que sabemos hacer, e incluirlas en el currículo. Por último podemos hacer una lista de las tareas que sabemos hacer, de las cosas que podríamos hacer y estaríamos dispuestos a hacer, y buscar trabajo en ese sentido.

Por otro lado, tal y como enseño en los cursos de preparación para la jubilación, es importante hacer una lista de recursos y de gastos imprescindibles. Una lista de todo aquello que podamos reducir (vale, la mayoría hacen esto sin necesidad de que nadie se lo diga, pero resulta importante escribirlo).

Y también podemos emplear la imaginación para buscar nuevas posibilidades. Os recomiendo echarle un vistazo a este libro:



Por último podéis mirar en internet páginas en las que se comparta tiempo, se alquilen habilidades (como electricista por ejemplo), se propongan alquileres o intercambio de objetos, como puede ser www.meloprestas.com. Otra página para ayudar y recibir ayuda es www.acabaconlacrisis.es. O bien buscar la manera de iniciar vuestro propio negocio, solos o asociados a otras personas.

Lo importante es continuar siendo optimistas, mantener una actitud positiva frente a las dificultades pensando que somos importantes, que somos capaces de superarlas.