miércoles, 12 de septiembre de 2012

Sesión de estudio


Técnica general para cada sesión de estudio:

   Para terminar con esta fase dedicada a técnicas de aprendizaje y estudio, os propongo un método aplicable en cada sesión de estudio.
   Previamente hay que definir qué material se va a estudiar en la sesión, dividiéndolo si es necesario en varias partes, teniendo en cuenta que es mejor variar de materia en cada parte de la sesión, y según la curva de rendimiento de cada uno (de 45 minutos a una hora más o menos). Planificar las pausas, teniendo en cuenta que no deben ser demasiado largas ni suponer una mayor carga para la mente. Son pausas para descansar, beber, comer, cambiar impresiones si es necesario.

   Para cada sesión de estudio conviene colocar el material a estudiar y las tareas a realizar por orden, asignando tiempos a cada tarea y a los descansos, teniendo en cuenta la curva de rendimiento que trataremos en otra entrada. El primer momento de estudio es mejor para tareas o materias de dificultad media. Los momentos centrales, de mayor concentración, para las más difíciles, y los momentos finales de cada periodo para las más fáciles.
   En los descansos se debe hacer eso, descansar, y no ver la televisión o ponerse a hablar durante demasiado tiempo. Pueden ser momentos óptimos para hacer ejercicios de relajación. Entre  periodos de estudio de una hora los descansos serán de 5 a 10 minutos. Cada 2 o 3 horas los descansos pueden alcanzar 30 minutos.

   Partes:
        1º relajación/ concentración: utilizando autosugestión, de forma que se eliminen interferencias y distracciones y se prepare la memoria para la sesión de estudio, aunque veremos cómo obtener un estado de relajación “atenta” en otra ocasión, un método simple es cerrar los ojos (sentados delante de la mesa de estudio), respirar mientras se cuenta hacia atrás del 10 al 1 y después darse la siguiente autoinstrucción:

        “a continuación voy a estar concentrado en el estudio, comprenderé todo lo que lea y todo quedará grabado en mi memoria. Seré capaz de reconocer las ideas principales y elaborar resúmenes esquemas. Todo lo que estudie lo retendré en la memoria para utilizarlo cuando lo necesite.”
        2º salir del estado de relajación y estudiar el material: leer, subrayar, hacer resumen, esquema y memorizar, según lo que sea necesario en ese momento.

        3º volver a estado de relajación/ concentración.

   Los repasos pueden hacerse releyendo los resúmenes y tratando de evocarlos, realizando repasos mentales de estos materiales.
  Ten en cuenta tu nivel de energía, si es muy bajo no rendirás, y sentirás frustración, mejor reponer fuerzas para afrontar cada sesión de trabajo con suficiente energía.

  En posteriores entradas trataremos formas de relajación, veremos cómo organizar el trabajo y cómo planificar tanto el estudio como la consecución de cualquier objetivo vital o profesional. También hablaremos del lenguaje, y de cómo influye en nuestro comportamiento. Hablaremos de la autoestima y de la autodisciplina. En definitiva de cómo crecer, de cómo superar los obstáculos, de cómo mejorar.