martes, 4 de septiembre de 2012

Resumenes y Esquemas


Resúmenes y esquemas

Una vez subrayado el tema, y hechas en el mismo las anotaciones pertinentes de mejora o complementación del mismo, es el momento de resumirlo, trasladando el conjunto de conocimientos seleccionados a otro papel o al ordenador. En la medida de lo posible este traslado debe hacerse empleado el lenguaje propio del estudiante, pero teniendo en cuenta que en ocasiones la trascripción  debe ser literal (citas, legislación).

En el resumen también dejaremos un cuarto del folio en blanco (la parte inicial) para hacer nuevas anotaciones o complementos. En caso de hacer el resumen a mano utilizar bolígrafo negro. Las líneas deben ser cortas, para que su lectura sea más sencilla, además debe evitarse partir palabras con guiones, pues eso dificulta la lectura.

Emplearemos color verde para subrayar en el resumen las palabras e ideas principales, color azul para datos puros, y rojo para las anotaciones exteriores y los epígrafes, como en el subrayado del tema.

Este resumen se debe ajustar para los exámenes, tanto orales como escritos, en función del tiempo disponible. El ajuste se hace a posteriori, remarcando con colores las ideas principales que deben ser necesariamente incluidas, dejando fuera del examen (excepto que al final dé tiempo) las ideas no fundamentales. Esto es especialmente importante en los exámenes orales.

Los esquemas pueden hacerse de dos formas, secuencial o en forma de mapa mental.

El primero de los sistemas sigue una línea secuencial según el resumen, del que se extraen epígrafes y palabras concretas que recuerden las ideas principales de cada epígrafe, asimismo se extraen datos concretos (fechas, nombres).

Para los mapas mentales o conceptuales, se van disponiendo los epígrafes alrededor del título del tema, así como del eje o idea central del mismo.