sábado, 1 de septiembre de 2012

Ayudar a las personas en su crecimiento personal y en superar sus bloqueos para conseguir sus objetivos son parte de mi trabajo en el Gabinete Sumar.

También lo es ayudar a mejorar el aprendizaje de estudiantes y opositores, y mejorar el rendimiento profesional de mis clientes.

Son muchos los temas que quiero tratar, muchos aspectos vitales, muchas cuestiones, pero no todo a la vez.

Ayudar a programarse, a organizar el tiempo y a planificar la consecución de los objetivos vitales y profesionales implica empezar poco a poco.

El primer paso en todo curso de técnicas de estudio es aprender a tomar notas.

Toma de notas/ apuntes en clase:

   Tomando adecuadamente apuntes o notas en clase se consigue mejorar la calidad del aprendizaje, puesto que las notas, y el acto de tomarlas en sí, se convierten en un primer estudio de la materia.

   Es importante atender a las explicaciones para anotar las ideas, y no todo lo que dice el profesor o ponente.

   Deben anotarse sustantivos y verbos, principalmente, y el menor número de palabras de conexión necesarias, éstas pueden resumirse de forma taquigráfica si es posible.

   El papel se dividirá en dos zonas, una para apuntes, la más amplia, y otra a la izquierda, de aproximadamente una cuarta parte del papel, para hacer anotaciones después de clase o durante la misma: ejemplos “no me he enterado”, “ampliar” “importante, examen”. También servirá esta zona para relacionar los contenidos de los apuntes con otros contenidos o materias que ya conozcamos o incluso, en las revisiones, que veamos más tarde.

   Si se hace bien, no será necesario “pasar los apuntes a limpio”

   Obviamente las páginas deben prepararse con anterioridad a las clases.

 
En las siguientes entradas trataré el trabajo de estudio en casa, desde la lectura comprensiva hasta la memorización de los contenidos.